Picture of an elderly man shopping for water at the grocery store.
Main Content

Agua

Luego de un desastre, es posible que no haya agua potable limpia disponible. Es posible que se corte el suministro de agua habitual o que esta tenga riesgo de contaminación. Para estar listo, prepare una reserva de agua que satisfaga las necesidades de su familia durante una emergencia. Vea la lista de suministros de emergencia recomendados (PDF).

Cómo determinar las necesidades de agua

Conserve al menos un galón de agua por persona para tres días, para consumo e higiene. Una persona normalmente activa necesita aproximadamente tres cuartos de galón de líquido por día, de agua y otros refrescos. Sin embargo, las necesidades individuales varían según la edad, la salud, el estado físico, la actividad, la dieta y el clima.

Tenga presente lo siguiente:

  • Es posible que los niños, las mujeres en período de lactancia y las personas enfermas necesiten más agua.
  • Una emergencia médica podría requerir agua adicional.
  • Si vive en un lugar de clima cálido, necesitará más agua. En temperaturas muy altas, las necesidades de agua pueden duplicarse.

Consejos para el agua

  • Nunca racione el agua potable a menos que las autoridades lo ordenen. Beba la cantidad que necesita hoy e intente encontrar más para mañana. Minimice la cantidad de agua que su cuerpo necesita; para ello reduzca la actividad y manténgase fresco.
  • Beba agua que usted sepa que no está contaminada primero. Si es necesario, se puede usar el agua turbia de los grifos regulares o el agua de ríos o arroyos, después de tratarla. Si el tratamiento del agua no es factible, deje de beber el agua sospechosa el mayor tiempo posible, pero no se deshidrate.
  • No tome bebidas carbonatadas o con cafeína en lugar de agua potable. Las bebidas con cafeína y el alcohol deshidratan el cuerpo, lo que aumenta la necesidad de agua potable.

Almacenamiento del agua

Compre agua envasada comercialmente y guárdela en el envase original sellado en un lugar fresco y oscuro.

Si debe preparar sus propios bidones de agua, compre envases de almacenamiento de agua de grado alimenticio. Antes de llenarlos con agua clorada, limpie bien los envases con agua y detergente para vajilla, y enjuáguelos con una solución de 1 cucharadita de blanqueador de cloro doméstico líquido sin perfume, y un cuarto de galón de agua. El agua que no ha sido envasada comercialmente debe reemplazarse cada seis meses.

Tratamiento del agua

Si ha utilizado toda su agua almacenada y no hay otras fuentes confiables de agua limpia, es posible que sea necesario tratar las aguas sospechosas. Trate toda el agua de dudosa calidad antes de usarla para beber, lavar o preparar alimentos, lavar la vajilla, cepillarse los dientes o hacer hielo. Además de tener un mal olor y sabor, el agua contaminada puede contener microorganismos (gérmenes) que causan enfermedades como la disentería, el cólera, la fiebre tifoidea y la hepatitis.

Existen varias formas de tratar el agua. Por lo general, la mejor solución es una combinación de métodos. Antes de tratar, deje que las partículas suspendidas se depositen en el fondo o fíltrelas a través de filtros de café o capas de tela limpia.

Hervido

El hervido es el método más seguro de tratar el agua. En una olla grande o hervidor de agua, caliente el agua hasta que alcance el punto de hervor y déjela hervir por un minuto, teniendo en cuenta que algo de agua se evaporará. Deje que el agua se enfríe antes de beber.

El agua hervida tendrá mejor sabor si le agrega oxígeno; para ello vierta el agua entre dos envases limpios. Esto también mejorará el sabor del agua almacenada.

Cloración

Puede usar blanqueador líquido doméstico para eliminar los microorganismos. Use solo blanqueador líquido de uso doméstico que contenga de 5,25 a 6,0 por ciento de hipoclorito de sodio. No use blanqueadores con perfume, blanqueadores con abrillantador de color o blanqueadores con otros limpiadores agregados.

Agregue 16 gotas (1/8 cucharadita) de blanqueador por galón de agua, revuelva y deje reposar durante 30 minutos. El agua debe quedar con un ligero olor a cloro. Si no es así, repita la dosis y deje reposar otros 15 minutos. Si aún así no huele a cloro, deséchela y busque otra fuente de agua.

No se recomiendan otros productos químicos, como el yodo o los productos para el tratamiento del agua que se venden en tiendas de excedentes o de suministros de campamento que no contienen 5,25 o 6,0 por ciento de hipoclorito de sodio como único ingrediente activo, y no deben utilizarse.

Destilación

A pesar de que la ebullición y la cloración eliminarán a la mayoría de los microbios en el agua, la destilación eliminará los microbios (gérmenes) resistentes a estos métodos, al igual que los metales pesados, las sales y la mayoría de otros elementos químicos. La destilación implica hacer hervir el agua y luego recuperar solamente el vapor que se condensa. El vapor condensado no incluirá las sales ni la mayoría de las otras impurezas.

Para destilar, llene una olla hasta la mitad con agua. Ate una taza al mango de la tapa de la olla de forma tal que la taza quede hacia arriba cuando la tapa esté instalada al revés (asegúrese de que la taza no quede tocando el agua) y deje hervir el agua por 20 minutos. El agua que gotea de la tapa en la taza es destilada.

Métodos

Elimina los
microbios

Elimina otros contaminantes (metales pesados, sales y la mayoría de los otros elementos químicos)

Hervido

No

Cloración

No

Destilación