Foto de un equipo de profesionales especializados en el manejo de materiales peligrosos en una carretera limpiando sus uniformes
Main Content

Amenazas químicas

Los agentes químicos son vapores, aerosoles, líquidos y sólidos que tienen efectos tóxicos para las personas, los animales o las plantas. Si bien pueden ser letales, resulta difícil liberar agentes químicos en concentraciones letales, ya que se disipan rápidamente al aire libre y es difícil producir agentes químicos.

Antes de una amenaza química

Es posible que haya un atentado químico sin ninguna advertencia. Algunos síntomas de un atentado químico son: dificultad para respirar, irritación de los ojos, pérdida de la coordinación, náuseas, o una sensación de ardor en la nariz, garganta y pulmones. Además, la presencia de muchos insectos o aves muertos puede indicar que se ha liberado un agente químico.

Lo que debe hacer para prepararse para una amenaza química:

Durante una amenaza química

Lo que debe hacer en un atentado químico:

  • Rápidamente trate de definir cuál es el área afectada o de dónde proviene el producto químico, de ser posible.
  • Tome medidas de forma inmediata para alejarse del peligro.
  • Si el producto químico está dentro de las instalaciones en las que usted se encuentra, salga sin pasar por el área contaminada, de ser posible.
  • Si no puede salir de las instalaciones ni encontrar aire limpio sin pasar por el área afectada, aléjese lo máximo posible y arme un refugio en el lugar.

Si le indican que debe permanecer en su hogar o en la oficina, debe:

  • Cerrar puertas y ventanas y apagar la ventilación, incluidos calderas, equipo de aire acondicionado, bocas de ventilación y ventiladores.
  • Buscar refugio en una habitación interna y llevar el kit de suministros para casos de desastre.
  • Sellar la habitación con cinta adhesiva y láminas de plástico.
  • Escuchar la radio o la televisión para conocer las indicaciones de las autoridades.

Si el atentado lo sorprende al aire libre en un área contaminada o cerca de ella, debe:

  • Decidir sin demora cuál es la forma más rápida de encontrar aire limpio:
    • Aléjese de inmediato en sentido contra el viento proveniente del foco.
    • Considere ingresar en el edificio más cercano y busque refugio en el lugar.

Después de una amenaza química

No deje la seguridad de un refugio para salir al aire libre y ayudar a otras personas hasta que las autoridades anuncien que es seguro hacerlo.

Las personas afectadas por un agente químico necesitan que un profesional les brinde atención médica de inmediato. Si no hay atención médica inmediatamente disponible, descontamínese y ayude a descontaminar a otras personas.

A continuación se incluyen las pautas de descontaminación:

  • Tenga extremo cuidado cuando ayude a otras personas que han estado expuestas a agentes químicos.
  • Quítese toda la ropa y demás objetos que hayan estado en contacto con su cuerpo.
    • Corte la ropa que por lo general se quita sobre la cabeza para evitar el contacto con los ojos, la nariz y la boca.
    • Coloque la ropa y los objetos contaminados en una bolsa plástica y séllela.
    • Quítese los anteojos y los lentes de contacto. Coloque los anteojos en un recipiente con blanqueador doméstico para descontaminarlos y luego enjuáguelos y déjelos secar.
  • Lávese las manos con agua y jabón.
  • Enjuáguese los ojos con agua.
  • Lave cuidadosamente el rostro y el cabello con agua y jabón antes de enjuagar minuciosamente.
  • Diríjase a un centro médico para que le realicen pruebas de detección y le brinden tratamiento profesional.

Recursos disponibles